Implicaciones filosóficas de la teoría cuántica del átomo

04 Mayo 2017

Imagen Destacada
Dedicamos este post a revisar algunas de las implicaciones de la mecánica cuántica no directamente relacionadas con el mundo físico. En el interior del átomo no rigen las leyes de la mecánica clásica, como ya se ha dicho, pero además parece haber consecuencias de ello que nos llevan por derroteros sorprendentes en los que existen fenómenos para los que no tenemos todavía claras explicaciones.

Adolfo Castilla

La conexión entre lo físico y lo psíquico

El modelo cuántico del átomo de Bohr no es sólo una interpretación física de nuestro mundo, y en concreto de la materia. Muy pronto el mismo Niels Bohr se dio cuenta de las implicaciones filosóficas de sus concepciones e hizo consideraciones que han abierto un camino de reflexión sorprendente en el que lo físico se une a lo psíquico o espiritual.

Muchos físicos y, sobre todo, profesores de Física, cuando explican la mecánica cuántica se detienen justo en la frontera de esas dos dimensiones. No entran en la segunda parte relacionada con el mundo intelectual del hombre. Ninguno quiere dar el salto en el vacío que supone hablar de otras cosas ajenas hasta ahora a la ciencia.

Para el objetivo general de este blog, sin embargo, esa es la parte que más interesa, ya que buscamos desde el principio la conexión de los descubrimientos sobre la naturaleza de nuestro mundo que los hombres llevan a cabo, con las ideas, concepciones, valores y comportamientos que los hombres terminamos adoptando y practicando.

En el caso de la mecánica cuántica, no es sólo que lo que está dice influya en las ideas de los hombres, sino que la materia, la información y la consciencia parecen estar unidas en los más profundo del polvo de las estrellas del que estamos hechos.

Algunas implicaciones de la mecánica cuántica

Bohr hizo unas reflexiones muy discutidas por el gran científico de la época que era Albert Einstein y fue muy famoso el conocido como Debate Bohr-Einstein.

El mismo Bohr anunció ideas deducidas de las interpretaciones cuánticas que fueron calificadas por Einstein como “fantasmagóricas”, entre ellas se pueden citar varias que insinuadas por el mismo Bohr se han ido concretado por las aportaciones de otros autores posteriores.

  • El colapso de la función de onda es una de ellas. Viene a indicar que una partícula atómica elemental sólo existe de verdad cuando se la observa o cuando se intentan medir sus parámetros básicos: posición, velocidad, spin o momento angular
  • La doble naturaleza onda-corpúsculo del electrón y otras partículas elementales, a la que ya se había referido Einstein en relación con la luz y el fotón, es otra de ellas
  • La acción a distancia, o “entanglement”, de dos partículas que han estado juntas y se separan, es una tercera. Quizás la más fantasmagórica para Einstein, la que más le costaba aceptar y la que más discutió
  • La superposición de estados, de la que el gato de Schrödinger es una representación, sería una cuarta.
  • La decoherencia, por último, es una quinta, la cual hacer referencia a la forma cómo un estado cuántico, entrelazado y superpuesto, puede dar lugar al estado físico clásico, o a “escala natural”, en el que los hombres vivimos.

El debate Bohr-Einstein

Los debates entre Bohr y Einstein se refirieron a aspectos tales como:

La no aceptación por el segundo de las ideas del primero en cuanto a que a la vista de sus concepciones cuánticas, parecía que existía un estado previo o subyacente de la materia, en el que todo era desorden y sólo existía el azar. Fue en relación con esto lo que llevó a la declaración de Einstein de que, “Dios no juega a los dados con el Universo”.

La existencia de la materia solo cuando se la observa fue otro tema de discusión. Este difícil de aceptar por cualquiera pero sobre el que se han dado posteriormente muchas explicaciones.

La “acción fantasmal a distancia”, como la llamó Einstein, o entrelazamiento de partículas, constituyó quizás el tema más debatido. Sobre él, Einstein, Podolsky y Rosen, formularon la llamada “Paradoja EPR”, que trataba de explicar la acción a distancia de las partículas elementales, o la existencia inmediata de comunicación, lo cual violaba las leyes de la Relatividad.  Lo hacía tratando de mostrar que la teoría cuántica era incompleta y que existían variables ocultas a las que tal teoría no prestaba atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *